miércoles, 22 de marzo de 2017

Vivir (y leer) en las redes

DÍA 27

Ayer, 21 de marzo, celebramos el #díadelapoesía. Animamos a amigos, profes, alumnos, compañeros, escritores, ilustradores... a recitar un poema de Gloria Fuertes y lo subimos a las redes. Tuiter, facebook, blogger, wordpress... ardían ayer de versos y sonrisas.

Desde la BBLTK central E. y P. tuiteaban y retuiteaban, comentaban, solucionaban algún problema de formato, restauraban contraseñas... y mientras... los alumnos se llevaban libros para leer a casa, los papás y mamás de Infantil acudían en masa al préstamo semanal, los adolescentes llenaban la sala de silencio para estudiar a última hora... La vida bibliotekaria no se detiene nunca.

Pues eso, que nuestra vida en las redes nos abre al mundo, nos comunica, nos socializa, nos permite compartir, ver y ser vistos... No le hacemos ascos a un "megusta" ni dejamos pasamos una "mención". Forma parte de nuestro trabajo. Y de nuestra pasión: hacer llegar el gusto, el placer, el interés por la lectura a todas partes.

Ayer tuvimos la sensación de "vivir en las redes". Y aunque sea "virtual" el cariño y el reconocimiento nos llegan igual. Que las bibliotecas (y los centros educativos, y los docentes, y cualquiera al que le preocupe el mundo y quiera transformarlo) deben estar en las redes ya lo explica mucho mejor que nosotros Julián Marquina... Nosotros solo tratamos de poner la misma pasión en "nuestra biblioteka virtual" que en la carnal (o libresca). Porque como dice nuestra querida Gloria: "Dios me hizo poeta y yo me hice bibliotecaria. Fue una de mis épocas más felices. Aquellos años en los que, al frente de una biblioteca, aconsejaba y sonreía a los lectores. Mi jefe era el libro, ¡yo era libre!"

Por la tarde, cuando ya me marchaba del colegio, un papá y compañero del cole se detuvo con su coche a mi lado y señalando el móvil apoyado en el salpicadero me dijo: "Aquí, disfrutando de Gloria Fuertes... gracias." Con eso me quedo.

lunes, 20 de marzo de 2017

¿Cuáles son las ventajas cuando no estás de baja laboral?

Día 26:

S. sigue de baja. 
P. me pidió que hiciera una entrada especial. Una entrada en la que como jefe, E. valorara las "ventajas" de nuestra situación actual. 
Son pocas: 
.- Leo más.
Ahora, desventajas un montón: 
.- Hablar de ropa
.- Cotilleos televisivos
.- Cotilleos en general
.- ...



jueves, 16 de marzo de 2017

La lectura ¿Tiene que ser educativa?

Día 22:

Seguro que en tu trabajo como bibliotekario o como profesor, te has encontrado en esta situación.

"El libro que voy a leer hoy... ¿Tiene que ser educativo? O ¿Vale cualquier cosa para enganchar a los alumnos?" No quiero entrar en el eterno debate de Geronimo Stilton, si. Geronimo Stilton, no. No quiero cultivar enemistades con nadie, ni que las Bielevers o Geronimevers, me acosen y me pongan en sus listas negras. 
No, no me gusta. 
Pero sí. 
Lo he recomendado como previo o acompañados de libros que considero.... con una mejor calidad literaria. 

Cada semana E. cuenta un cuento a su clase de segundo de primaria. "Imparte" ¿Imparte?... (¡No!)
Fomenta y Anima a sus pequeños a enamorarse y disfrutar de los libros, de las imágenes... De la LECTURA, en definitiva.

Normalmente, antes de empezar hablamos un poco sobre los valores que forman parte de la historia que voy a contar y que ellos van a escuchar (amistad, familia, respeto, autoestima) Vamos, involucrarlos en la historia que van a escuchar y observar con atención las imágenes que van a ver... Pero hoy, me he querido salir del guión. Hoy el libro, ha sido un libro elegido por lo divertido que es y por el juego que me da contarlo. Disfrutamos todos con la historia, con las imágenes y con el teatrillo que hacemos juntos, en familia. 

¡Quiero dormir! y despertar de nuevo sin que haya libros buenos o malos. Sino libros con un valor literario que nos entretengan, nos diviertan y nos aporten algo.

martes, 14 de marzo de 2017

Signatura 400

DÍA 20: 

Con permiso de E. diré que S. es la más bibliotekaria de los tres. No me entiendan mal a E. y a P. nos encantan los libros, la literatura, la atención a los usuarios... pero "ordenar, catalogar, clasificar..." pues no tanto.

Como decía S. es la más bibliotekaria del equipo. Contaré una intimidad: Cuando era joven S. trabajó en Zara. Cuando llegó la encargada no debió tener ninguna duda a la hora de asignarle tarea. S. acabó en el almacén clasificando, ordenando, catalogando... prendas y prendas de ropa. Como si fueran libros.

Supongo que por eso a S. no le gustó especialmente este libro: Signatura 400.  Lo leyó hace tiempo y nos lo comentó con muy poco entusiasmo. Como he ocupado su mesa y ando haciendo hueco para su "inminente" regreso, el otro día apareció y me llamó la atención. Signatura 400 es un retrato ácido y certero de la labor bibliotecaria. Una caricatura. Un divertimento. Una bibliotecaria "al uso" divaga sobre su relación con los libros, con el trabajo, con los lectores... Una curiosidad francamente interesante. Pero también un espejo incómodo. Nos muestra nuestro peor perfil (no sólo) y nos deja cierta desazón acerca de si no habremos caído en los tópicos (a pesar de la imagen) en nuestra biblioteca.

Pero lo que más me llama la atención es la aversión de la protagonista a la signatura 400 que da título al relato. Este número quedó vacío en la CDU, antes albergó a las lenguas. Se dejó vacante para poder ser usado "según las necesidades" de cada biblioteca. El vacía, la falta, el hueco... le provocan a nuestra protagonista una turbación, una incomodidad que no puede apaciguar. 

Igual que nos pasa a nosotros con la AUSENCIA DE S. Seguimos trabajando, tratamos de mantener el mismo ritmo (no lo conseguimos), proyectamos nuevos eventos, cerramos temas, abrimos listas de pedidos pero... la signatura 400 sigue vacía. Esperamos que por poco tiempo.

PD: El carro de los libros por colocar está a rebosar. Tu puesto en el  mostrador más limpio que nunca. 

jueves, 9 de marzo de 2017

Spoilers

Spoilers.
Sssssspoilers.
¿Os habéis parado a pensar alguna vez en como suena esta palabra?
Sssssss-poilers
Como remarca el sonido de la ese: sssss...
Ese sonido que nos recuerda una omisión, un disimulo, una discreción, un... ¡¡¡SILENCIO!!! Leches.
Nos enseña a no contar el final de los libros, de las películas, de adelantar el final de las historias. 
Hay veces, que un experto en lij, un Bibliotecario con mayúsculas se apasiona tanto contando un libro, que P. le acaba contando a E, el final del libro de "El chico escarabajo". 
Espera que me quedan 100 páginas para acabar con "Ana" de Roberto Santiago.... no digo más.

miércoles, 8 de marzo de 2017

bibliotekariAs

DÍA 18:

Cuando comencé este trabajo acumulaba en mi manera ver las cosas todos los tópicos del mundo. Las bibliotecas eran lugares aburridos, silenciosos (de silencios muertos, grises), monótonos. Lugares de apuntes y manuales, lugares de caras largas. Y por supuesto las bibliotecarias (siempre ellas, siempre mujeres) formaban parte del tópico con un dedo siempre en los labios siseando, un moño y las gafas apoyadas sobre la punta de la nariz.

Trabajé un año con mi "antecesora" E. y descubrí una lectora voraz, intuitiva, lúcida y apasionada en sus juicios. Una lectora necesaria. Una lectora por necesidad.

Conocí a E. y descubrí a una bibliotecaria con alma de artesana y corazón de cuentacuentos. Con el mismo mimo que tejía, cosía, bordaba, cortaba, pegaba, creaba... encontraba en los libros retazos que rescatar, jirones que conservar, hilos de los que tirar. Se marchó un tiempo para tener un hijo. También eso lo hizo con mucho arte.

Vino S. y me enteré de lo que era una bibliotecaria gafapasta orgullosa de serlo. Alguien que amaba el silencio y el orden porque están llenos de palabras. Alguien que escuchaba mucho y observaba más. Alguien que hacía de la biblioteca un lugar habitado, un espacio amable, limpio, ordenado, luminoso, nuevo.

Aunque ya las conocía recuperé la memoria de dos mujeres grandes, inmensas, como su obra. María Moliner hizo un diccionario. Era bibliotecaria. Gloria Fuertes hizo versos. También era bibliotecaria.

Hoy, día de la mujer trabajadora, en el silencio ordenado y repleto de palabras de la biblioteca he imaginado como sería tener a las cuatro juntas. E. S. María y Gloria. Pues eso, estar en la Gloria.


martes, 7 de marzo de 2017

Días tristes

DÍA 17:

En la BBLTK, como en la vida, hay días tristes. Después de unos días "desconectados" (en Zgza hemos tenido puente) volvemos a la rutina con una noticia triste.

El padre de D. falleció ayer. D. es escritor (de juvenil, sí, o sea escritor con mayúsculas), compañero y amigo de esta biblioteka. El padre de D. era muy mayor y llevaba un tiempo enfermo. Han tenido tiempo de despedirse (poco, el tiempo de las despedidas siempre es demasiado corto). Pero la pérdida nunca llega en buen momento, la pérdida siempre nos deja un hueco hondo. Nunca estamos preparados para la orfandad.

Desde la BBLTK (y nos consta que D. comparte nuestra opinión) siempre hemos defendido que la literatura debe ser sobre todo eso, literatura. No buscamos dobles lecturas en los libros, ni enseñanzas, ni valores (que los tienen, siempre los tienen). La literatura, como la vida, está ahí para disfrutar, para paladear, para sentir, para compartir. No le pedimos más (ni menos).

Sin embargo encima de su mesa, una repisa, S. tiene un montón de libros que va "apartando" porsi...
Les llamamos libros-para-situaciones-difíciles. En realidad vale cualquiera. Podríamos llamarles libros-para-días-tristes. Hablan de pérdida, de tristeza, de dolor. Pero lo hacen desde la belleza, la ternura, la fe inquebrantable en la vida...

Cuando S. detecta que un niño -o su familia- están pasando uno de esos momentos "tristes" desliza entre los libros de "préstamo" uno de estos libros (o bálsamos, que eso es lo que son).

D. ya no es un niño y su padre era un señor mayor que ha tenido una vida plena. Pero hoy cuando vaya a darle un abrazo deslizaré en su bolsillo este libro que tanto nos gusta...